Elisart

ELISART recoge la vena artística de su creadora, mostrando esta faceta que todos llevamos dentro y que, a veces, cuesta mostrar por los miedos que nos atenazan, el ritmo de vida que llevamos, la vorágine que nos rodea…

Desde pequeña he tenido una tendencia artística que me ha permitido poner mi imaginación y mis manos para construir artesanías, con cierto arte, ¿por qué no decirlo?

Siempre me han gustado las rosas, los agremanes y los abalorios, pero fruto de mi educación de tierra adentro, la austeridad y la practicidad se imponían a mis gustos. Con los años fui evolucionando y sin perder los orígenes, fui entrando en los complementos: pañuelos, foulards, algún collar, pulsera…, pero sobre todo me gustaban las rosas como broche. Y es así como empecé mi andadura por la artesanía y el arte.

Con mi amiga María, hicimos un curso de rosas de ganchillo, y eso fue el principio. Primero hice broches, pero pronto utilicé las rosas para todo tipo de complementos, luciéndolas desde en el cabello, hasta decorando unas zapatillas de esparto… Un día, buscando monturas para unas pulseras que quería hacer, descubrí el mundo de los abalorios y me apunté a hacer un curso, y en este momento, allá por la primavera del 2014, dejé aflorar la artista que llevo dentro sin ningún tipo de cortapisas.

En el verano de 2013, con ayuda de mi mejor fan, Alejandro, creé una página web: ROSART, donde iba mostrando mis rosas, y plasmando mi vena prosaica. Esta página tenía diferentes apartados, pero como evolucionar es connatural a los seres vivos, pues evolucionó a ELISART, para compartir mis rosas y mis joyitas con todos vosotros.

Y ahora en la primavera del 2017, ELISART hace un cambio de imagen, para centrarse principalmente en las rosas y la joyería artesanal

Éste es, pues,  mi pequeño rincón en el que os mostraré todo aquello que me interesa, que me inspira a hacer toda la obra, pero a la vez toda esta obra es la que me empuja a buscar nuevas experiencias en las que inspirarme.

Os invito a dar una vueltecita virtual por ELISART, y deseo que disfrutéis con ella.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*